Una selección de poemas Sobre la Luna

Fuera del ansiado fenómeno que ocurrirá hoy en el cielo, la grandeza de la luna es una temática recurrente del hombre. Se ha visto a través de los años como una pieza celeste, como el espejo del mundo, como el símbolo de lo inalcanzable o el de la conquista humana. No es de extrañar que la Luna, el amor y la muerte sean los temas reiterados por los poetas sin distinción de nacionalidades; ni griego, argentino o Oriental desconocen la luna como tampoco se desconoce el amor ni la muerte porque son simplemente universales.

En el caso de la luna su universalidad no es solo simbólica si no manifiesta. Quizás por su suspensión alada y lejana, su posición enigmática y su brillo romántico tantas civilizaciones la creyeron dios, diosa y dioses. Su suspensión no el fútil, su gravitación controla las olas del mar, los ciclos de las cosechas y la actitud de los esquizoides. Es en definitiva un objeto histórico para el hombre, y apartando el sol que por otro lado es supremo pero tosco, es la luna que en cambio es más sensual quizás por su compañía de la noche la que más influencia artística ha generado en poetas, pintores y desconsolados, ¿será acaso que los poetas poseen algo de locura que la luna subliminalmente altera?

Hoy en Fecha trece de noviembre del año dos mil dieciséis del calendario gregoriano habrá un espectáculo celeste, la luna se mostrara en un espejismo donde su imagen será ampliada, será un ojo nocturno en la rivera de la noche. ¿Qué mejor para acompañarla que Varios poemas de diversas épocas y autores para resaltar esa belleza?.

 

Jorge Luis Borges, La luna

Cuenta la historia que en aquel pasado
Tiempo en que sucedieron tantas cosas
Reales, imaginarias y dudosas,
Un hombre concibió el desmesurado

Proyecto de cifrar el universo
En un libro y con ímpetu infinito
Erigió el alto y arduo manuscrito
Y limó y declamó el último verso.

Gracias iba a rendir a la fortuna
Cuando al alzar los ojos vio un bruñido
Disco en el aire y comprendió, aturdido,
Que se había olvidado de la luna.

La historia que he narrado aunque fingida,
Bien puede figurar el maleficio
De cuantos ejercemos el oficio
De cambiar en palabras nuestra vida.

Siempre se pierde lo esencial. Es una
Ley de toda palabra sobre el numen.
No la sabrá eludir este resumen
De mi largo comercio con la luna.

No sé dónde la vi por vez primera,
Si en el cielo anterior de la doctrina
Del griego o en la tarde que declina
Sobre el patio del pozo y de la higuera.

Según se sabe, esta mudable vida
Puede, entre tantas cosas, ser muy bella
Y hubo así alguna tarde en que con ella
Te miramos, oh luna compartida.

Más que las lunas de las noches puedo
Recordar las del verso: la hechizada
Dragon moon que da horror a la halada
Y la luna sangrienta de Quevedo.

De otra luna de sangre y de escarlata
Habló Juan en su libro de feroces
Prodigios y de júbilos atroces;
Otras más claras lunas hay de plata.

Pitágoras con sangre (narra una
Tradición) escribía en un espejo
Y los hombres leían el reflejo
En aquel otro espejo que es la luna.

De hierro hay una selva donde mora
El alto lobo cuya extraña suerte
Es derribar la luna y darle muerte
Cuando enrojezca el mar la última aurora.

Sé que entre todas las palabras, una
Hay para recordarla o figurarla.
El secreto, a mi ver, está en usarla
Con humildad. Es la palabra luna.

Ya no me atrevo a macular su pura
Aparición con una imagen vana;
La veo indescifrable y cotidiana
Y más allá de mi literatura.

Sé que la luna o la palabra luna
Es una letra que fue creada para
La compleja escritura de esa rara
Cosa que somos, numerosa y una.

Es uno de los símbolos que al hombre
Da el hado o el azar para que un día
De exaltación gloriosa o de agonía
Pueda escribir su verdadero nombre

 

Miguel Unamuo, La luna y la rosa

En el silencio estrellado
la Luna daba a la rosa
y el aroma de la noche
le henchía ?sedienta boca?
el paladar del espíritu,
que adurmiendo su congoja
se abría al cielo nocturno
de Dios y su Madre toda…
Toda cabellos tranquilos,
la Luna, tranquila y sola,
acariciaba a la Tierra
con sus cabellos de rosa
silvestre, blanca, escondida…
La Tierra, desde sus rocas,
exhalaba sus entrañas
fundidas de amor, su aroma…
Entre las zarzas, su nido,
era otra luna la rosa,
toda cabellos cuajados
en la cuna, su corola;
las cabelleras mejidas
de la Luna y de la rosa
y en el crisol de la noche
fundidas en una sola…
En el silencio estrellado
la Luna daba a la rosa
mientras la rosa se daba
a la Luna, quieta y sola.

 

Garcia Lorca, Romance de la luna

La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira, mira.
El niño la está mirando.

En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.

Huye luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
habrían con tu corazón
collares y anillos blancos.

Niño, déjame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.

Huye luna, luna, luna,
que ya siento sus caballos.
-Niño, déjame, no pises
mi blancor almidonado.

El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño
tiene los ojos cerrados.

Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.

Cómo canta la zumaya,
¡ay, como canta en el árbol!
por el cielo va la luna
con un niño de la mano.

Dentro de la fragua lloran,
dando gritos, los gitanos.
El aire la vela, vela.
El aire la está velando.

 

 

Jaime Sabines, la luna

La luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante
y también alivia
a los que se han intoxicado de filosofía
Un pedazo de luna en el bolsillo
es el mejor amuleto que la pata de conejo:
sirve para encontrar a quien se ama,
para ser rico sin que nadie lo sepa
y para alejar a los médicos y las clínicas.
Se puede dar de postre a los niños
cuando no se han dormido,
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
ayudan a bien morir
Pon una hoja tierna de la luna
debajo de tu almohada
y mirarás lo que quieras ver.
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna
para cuando te ahogues,
y dale la llave de la luna
a los presos y a los desencantados.
Para los condenados a muerte
y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna
en dosis precisas y controladas

 

Andres Eloy blanco, Luna de Abril

 

Luna de abril, descotada,

con aguazal circunscrito,

desnuda, con desnudez

pura de pecho con niño.

Luna llena, ubre de vaca,

con lucero becerrillo;

¡qué puro se pone el pecho

cuando se le cuelga el niño!

 

Esta noche yo no siento

ni sombra de odio por nadie

ni pena de verme preso,

ni ganas de que me quiten

los grillos que me pusieron.

 

Nada hay más impuro, nada,

que el pecho de las mujeres,

pero no hay nada más puro

ni mejor para mirarlo

que un pecho fuera del pecho

y un niño al lado.

 

 

Luis Moya, Luna de luz luminada

 

la luz de Luna lacerada

la luz de lino ladeada

para un lindo labial lapislazuli

te legislo la Luna laminada

las lagunas de la Luna luminada

el lamento lactante y alunado

la luz de Luna laudada largo laurel,

la larga linda de luz lagrimada

jamas se deslinde de la luz de tu mirada

la lectura liberada de tu cara laudable

las legamosas letras de ojeras lenificadas

la lengua el lenguaje los litros licuados,

de las lindas lunas leves como limones

la lied de la voz, la lid litografiada

linda luz de lino de tu mirada

lozana laceracion lapidária de la luna

se eleva la Luna selene serena

me lisian tus ojos leves y largos

la lied de la lírica musica del lucero

la lid del lacônico combate librado.

te dedico esta Luna lacerada

el lírio de mi corazon logrado.

luneta lucida de lumbre alambrada

ilustre lucidez a mi locura ha legitimado

 

 

La Noche Estrellada. Óleo sobre lienzo,1889.Vincent van Gogh.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s