Sofia Imber, la mujer del siglo XX.

 

“No confío mucho en esas personas que andan por la vida jactándose de que tienen mucho tiempo libre. A mí no me gusta el tiempo libre, jamás me hicieron mucha gracia los días feriados” – Sofia Imber

Hoy como todos saben ha fallecido Sofía Imber, pionera del periodismo en Venezuela, promotora cultura y fundadora de uno de los principales museos de Latinoamérica y el mundo. Lastimosamente y muy a pesar de ser la primera en tantas cosas, como recibir la medalla pablo Picasso de la Unesco por citar un ejemplo, Sofía Imber no es en nuestros tiempos tan celebre, o es por otro lado tristemente célebre por un par de anécdotas que no le hacen justicia.

Todos conocemos el cuento de la destitución de su cargo en el Museo de Arte Contemporáneo que solía llevar su nombre, donde el presidente de Venezuela en ese turno, Hugo Rafael Chávez Frías privo el compromiso que Sofía había ocupado durante 30 años, y en el cual había invertido y pensado toda una vida, y tanta era la compenetración entre museo y Ser que incluso parte significativa de la obra allí guardada fue donada del propio capital de la señora Imber. Esto supone un hecho conocido, pero no central en la Vida de esta Venezolana notable, de origen judío y nacida un remoto país que alguna vez llego a pertenecer a Rusia, ahora llamada Moldavia.

El hecho central son esos 30 años en que el patrimonio artístico de Venezuela creció enormemente, ya que el MACCSI era nada más y nada menos que la principal Bóveda de Arte de toda Latinoamérica, series de Picasso, Salvador Dalí, Henri Matisse, Duchamp, Kandinsky e incluso la célebre escultura El pensador de Agustín Rodin, quizás una de la piezas más emblemáticas y mundialmente reconocible del arte fueron albergadas en dicho museos. Pero no todo es Eurocentrismo, también las obras de Los Disidentes, como Jesús Soto y Carlos Cruz diez se exponían constantemente, maestros de la pintura venezolana como Armando Reveron tampoco se exentaban. Y es que aquel Museo más que edificio era meca de artistas, intelectuales de todos los ámbitos y jóvenes entusiastas, quizás el sitio más valioso en la ciudad de Caracas, incluso me atrevería a decir que aún mas que el Banco Central.

Sofía Imber era periodista, donde también influye notablemente con su programa Buenos Días el primero en la televisión venezolana de horario matutino, presentado con su segundo esposo, el intelectual de alta factura Carlos Rangel. Sin embargo el Arte le debe más que el periodismo, pues materializo el hogar de refugio de muchas otras obras y muchos otros artistas, ya en si la edificación del Museo es una Proeza de otro notable: Carlos Raúl Villanueva. Es increíble el esfuerzo incansable de esta Señora, la más grande mecenas del Arte que ha tenido esta país y quizás, hasta el continente.

Lo lamentable de esta vida de esfuerzos es que esa pieza clave en la ciudad de Caracas ha caído en un abandono Total, según yo mismo le he comprobado de manera personal. El Museo sin Sofía es un esqueleto de ballena, un lugar de silencio chirriante y no armónico, una sala de exhibición y no un templo de la pintura. 4 De los 5 pisos están clausurados, las exposiciones no se renuevan constantemente como en otrora, la instalaciones están descuidadas, los baños inactivos, la seguridad es mínima y desde la salida de la señora Imber ha habido además un incendio, varias denuncias de desapariciones de obras y un robo multimillonario sin antecedentes en el Arte, el rapto de la Odalisca de Pantalón Rojo, Henri Matisse. Es obvio que la nueva administración no le sienta bien al ahora Museo Simón Bolívar, pues en estos 16 años ha tenido 9 directores diferentes, el cargo que Imber ocupo 30 años interrumpidos sorteándolo con su trabajo periodístico y de escritora. Hay que reconocer que esta mujer, era una maquina incansable de trabajo, cosa que según ella representaba su mayor y único orgullo.

De modo que se podría decir que de alguna manera ella era alma de ese maravilloso recinto, decía el filósofo francés Rene Descartes en el discurso del método un maravilloso párrafo que he recordado y que calza a la perfección :“no hay tanta perfección en las obras compuestas de varias piezas y hechas por las manos de diversos maestros como en las que han sido trabajado por uno solo, así los edificio trabajados por una sola persona siempre resultan más bellos y ordenados que los que intentan recomponer varios”

El mérito es alto, hasta sus contrincantes políticos lo saben. Y es por ello que intentar usurpar tu obra, si no, véase esta genial descripción del Museo Contemporáneo de la página oficial del gobierno que engloba todas las virtudes, menos la mayor virtud, que el esfuerzo y mérito de él sea de la Señora Imber.

El 30 de agosto de 1973, el Centro Simón Bolívar creó la Fundación Museo de Arte Contemporáneo de Caracas para conformarla como el espacio cultural del novedoso Complejo Habitacional Parque Central. Inicia su actividad el 20 de febrero de 1974 con dos esculturas del maestro venezolano Jesús Soto y una colección de los reconocidos artistas Adami, Pavlos, Michelangelo Pistoletto, Richard Smith, Marisol Escobar, Giangiacomo Spadari, Emilio Tadini, Lucio del Pezzo y Hervé Télémaque, entre otros. La colección del MAC es una de las más importantes del arte moderno en Latinoamérica, con representación de todas las modalidades plásticas, entre las que destacan obras maestras como La lección de esquí de Joan Miró, Retrato de Dora Maar de Pablo Picasso y El carnaval nocturno de Marc Chagall; además cuenta con obras emblemáticas de artistas venezolanos y extranjeros. El MAC fue el primer museo venezolano en ofrecer un servicio bibliotecario especializado en arte, un espacio de formación plástica formal para niños y adultos, un departamento de educación especial para invidentes y un centro multimedia para las artes.

Por ello y por mucho más el puesto que Merece la señora Imber es el mismo que el de los artistas que incentivo, es el de una mujer poderosa mundialmente reconocida, es de un modelo heroico de mujer, de intelectual, de periodista y de promotora cultura. ¿Qué mujer del Siglo XX En Venezuela puede competir contra este majestuoso Personaje?

Trascribiré un poco de una memorable entrevista para Tal Cual del año 2006, especialmente los segmentos más emblemáticos para disfrute volátil del público lector. En negra el entrevistador, en letra regula la respuesta de Imber.

“¿desde cuándo no visita el Museo de Arte

Contemporáneo de Caracas?

–Desde el día en que me botaron: el 23 de enero de 2001. A cualquier empleado le dan

quince días, al menos para recoger sus cosas y generalmente son directores o cargos

importantes. Mi caso es que tenía treinta años ahí.

–¿Cómo ve usted hoy el país: con preocupación, con tristeza, con esperanza?

–Quita la última palabra…

–¿Sigue siendo intransigente?

–Siempre.

–¿Nunca abandonaría el país?

–Esas palabras “nunca”, “jamás”, no se deberían decir, pero dentro de mí –y se lo he

dicho a mis cercanos– quiero morir aquí en mi país. Además no me quiero morir todavía.

Tal vez no vea ya una Venezuela mejor. El miedo es vergonzoso pero libre, pero mucha

gente teme por miles de cosas.”

Venezuela te extrañara, y en especial este servidor, nunca fuiste muy religiosa, yo tampoco a decir verdad, pero crea lo que crea espero que descanse en eterna Paz. Te lo mereces: fuiste la Mujer del siglo.

 

-Luis Rafael Moya Z.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Claire dice:

    Excelente!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s