En defensa del Ulises y Joyce.

Hay tres novelas que deben ser analizadas para comprender la literatura occidental a totalidad, la primera pertenece a Homero y es La Odisea, ese maravilloso relato novelado compuesto de los temas bases de toda historia digna de ser escrita y contada; traición alevosa, hazaña heroica, adversidad mítica y eterno retorno a la patria. La segunda Novela es una reinterpretación de la Primera, es por supuesto la historia de Alonzo Quijano caballero de la Mancha, es en cierto modo una parodia de todas esas novelas repetitivas y faltas de carismas que fueron las inoportunas hijas de Homero,  el tema heroico se extrapolo de manera pomposa y fue cambiando con la era, los ciclopes eran ahora dragones, los dioses eran ahora el encomiendo de un dios único y los guerreros fueron caballeros, de todo esto se burló el Quijote pues monto en un caballo a un personaje psicótico y desquiciado, un hombre que delira la grandeza de sus aventuras Homéricas de una manera tan innovadora que se puede decir que fue el segundo gran cambio en la literatura a nivel global. La tercera Novela fue el artificio de un Irlandés que perpetro un elegante crimen contra la novela, renovarla.

James Joyce, nacido en 2 de febrero de 1882 hace 134 años fue el suceso de la literatura Mundial, bien es cierto que este cambio no fue inmediato ni sistemático como también que su obra no tuvo el alcance del español ni la del griego, pero indudablemente el siglo XX quizás el más fecundo en el arte escrito puede ser considerado una influencia indirecta de Joyce. ¿Qué hizo este modesto Dublinés para cambiar el rumbo del arte escrito?.

Primero lo Primero, Joyce ni ningún escritor por original que sea cayo del cielo ni invento desde cero la literatura, ese voluminoso libro que es Ulises es un compendio de técnicas extravagantes, retazos de formas narrativas dispares siempre una de otras y personajes entre únicos y arquetípicos. ¿Cuál fue la invención entonces del autor irlandés?  Combinar toda la literatura de más de dos milenios, copilarla y disponerla de una manera magistral.

Este Libro ha sido realmente uno de los más polémicos en la historia del Arte, no porque sea soez y lo es, no porque sea extremadamente largo y lo es, no solo porque el espacio de mil páginas es abarcado en un solo día en el que trascurre la totalidad absoluta de la novela y lo hace, es porque para su tiempo para los más ortodoxos les pareció un manuscrito rimbombante y exagerado, mientras que los renovadores de la lengua le otorgaron un puesto casi bíblico en sus anaqueles y es por ello que entre estas dos opiniones aún sigue un enorme debate al respecto si el libro Ulises fue la Tercera llegada mesiánica de un profeta de la literatura o un museo impráctico e inservible que solo sirve para presumir entre amigos de haber leído en cualquier tertulia ocasional.

Antes de ahondar a mi apología personal quiero evocar opiniones no del todo desacertadas que se oponen a la reivindicación de esta Novela épica por parte de varios autores, son famosas las tres que hoy expondré.

D.H.Lawrence  “¡Dios mío, qué burda “olla putrida” es James Joyce! Nada más que colillas viejas y pedazos de col de citas de la Biblia y lo demás estofado en el jugo de la deliberada obscenidad periodística”

Bernard Shaw: “He leído varios fragmentos de ‘Ulises’. Se trata de un registro repugnante de una fase asquerosa de la civilización”.

Incluso Paulo Coelho “Uno de los libros que más daño ha causado ha sido el ‘Ulises’ de James Joyce, que es puro estilo. No hay nada ahí. Si le quitas la pintura, ‘Ulises’ es una estupidez”.

No solo eso, los calificativos más frecuentes para el libro son  lo de “obra ilegible”, “libro impráctico” ,“ compendio inútil”, “ejercicio para eruditos”, “exageración del propio ego”, “solo un gran chiste de Joyce” y “el mayor alarde en la historia de la literatura”.

 

En Defensa de Ulises.

Bajo mi óptica los autores del siglo XX son todos casi inmediatamente Joyceanos, porque tanto abarco Joyce que es casi imposible zafarlo ya de la literatura.  Porque en los 18 Capítulos Joyce no hace sino experimentar meritoriamente con 18 modalidades diferentes, desde el teatro absurdo, el monologo interior, los cuentos conexos, el tiraje de un periódico, el catecismo científico, la formula lineal, la supresión de todos los signos ortográficos, la variación descomunal de perspectivas entre los personajes, todos los tipos de narradores y un almacén gramatical singular y amplio para significar todo lo ocurrido en ese día totalmente normal, absolutamente cotidiano que su protagonista Leopoldo Bloom no hace más que tomarse una cerveza, charlas un poco, comprar salchichas e ir a un funeral para luego retornar a su casa.

Recuerdan cuando dije que la traición alevosa, hazaña heroica, adversidad mítica y eterno retorno a la patria son los elementos de la Odisea de homero y de todas las novelas modernas, pues bien, Ulises es el nombre latino de Odiseo y es una extraña correspondencia la que mueve a comparar un personaje simple y cotidiano con el mas ingenioso de los héroes de Troya. Solo que nuestro Ulises dublinés no soporta más traición que la de su esposa, no hace más hazaña que la de caminar por su ciudad, no soporta más adversidad que la de sus propios y mortales pensamientos y no hace sino un peripatético retorno a su casa para dormir con su esposa.

Ulises cuenta con millones de curiosidades, así lo dispuso su autor bromeando que los críticos tardarían literalmente siglos en averiguarlos todos, y a pesar de todo el empeño Joyce se equivocó, aun entendemos muy poco, no hemos desenterrado si no algunas minas de ese gran campo de guerra para el lector que es Ulises.¿Significa esto que es ciertamente ilegible? No hay que exagerar, entendemos que quienes no pudieron terminarlo o de llano entenderlo se sienten afectados de ego, lo cual no está mal, porque en realidad la verdadera odisea es leerlo, su servidor para poder terminarlo tardo veinte días, a un ritmo de un capitulo diario con dos de descanso, lo cual es lógico si se advierte que hay capítulos de por ejemplo 300 paginas, la extensión normal de una novela común. De necesita una paciencia demoniaca, resultara un tarea abrumadora especialmente para quien no tenga conocimientos de lógica aristotélica, mitología griega, teología católica, historia irlandesa, religión oriental, literatura inglesa, biología, medicina, arquitectura y en fin es especialmente abrumadora para todo el mundo pues está escrita de una manera en la que James Joyce trata de exponer un conocimiento enorme de una manera monumentalmente holística. Aunque hay por supuesto pasajes engorrosos que al momento suelen parecer interminables, así como que también son especialmente prescindibles, pero no hay que olvidar que hay otros singularmente buenos donde expone un sistema metafórico original, un nivel cultura sin precedentes y una comicidad oculta que una vez descubierta hará reventar a carcajadas.

La odisea en la que se inspira Ulises es un poema épico que trata con seriedad sus temas, el Desventuras de el Quijote son por lo contrario una parodia de la seriedad heroica, son estas dos corrientes de la que se alimenta Ulises que de momentos es tan conmovedor que hace apresurar la lectura y agitar al lector (especialmente el capítulo final) y otros en el que no precisamente por entender el chiste deja de ser menos gracioso, y es que una vez se desiste a abordar la obra con seriedad enciclopédica y se lee por la grata diversión que proporciona Ulises deja de ser ilegible y se trasforma otra vez en una obra maestra indubitable.

Borges decía que cualquier novela podría ser considerada Novela Psicológica, Ulises debe ser sin embargo una de las pocas novelas verdaderamente psicológicas que yo haya leído, porque aborda no solo de la perspectiva personal que queda desnuda en el monólogo interior si no que expone también la amplia variedad de opiniones que tienen todos los demás personajes sobre uno en particular, haciendo una compleja red de percepciones erradas y correctas, es decir, Ulises imita fielmente el mundo real de una manera tan ferviente que parece mera ficción. Especialmente tres personajes son el eje de esta colosal obra y son Leopoldo Bloom su personaje central y a quien acompañaremos en la mayor parte del periplo y que corresponde con Odiseo o Ulises, su esposa Molly Bloom que recrea la fidelidad de Penélope que espera el retorno de su marido y Stephen Dedalus una especie de hijo putativo para el señor Bloom y quien es una alegoría de Telémaco y del propio Joyce joven.

Yo particularmente desaconsejo leerla si el lector no es experimentado o si el mismo está muy sujeto a las formas tradicionales narrativas, se dice popularmente que Joyce es un escritor para escritores y algo de acertado tiene esa frase. Sin embargo no es tarea imposible, es una experiencia única en el mundo que aun hoy no pierde vigencia, para los más metódicos es un manual de narrativa, para los más torpes es una obra insoslayable, para los más asiduos es un Dios entre el estante, para los más expertos es una catedra entera, para sus detractores un error descomunal, para la modernidad un libro innecesario y para mí un grandioso libro al que siempre vuelvo.

En conmemoración a su cumpleaños, celebro su magnífica obra e incito a darle una oportunidad…

RESEÑA POR : LUIS MOYA MARCANO.

“EL LABERINTO DE JOYCE”.LAPIZ SOBRE PAPEL. 2017. FANNY RODRIGUEZ.

17016301_1473832819307905_594620348_o.jpg

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Israel dice:

    Tengo que felicitarte por esta reseña: completa, documentada y bien argumentada. Invita a la reflexión y a un debate de cierta altura, porque va más allá de gustos personales y trata en realidad sobre los pilares de la narrativa.
    Es muy extensa y prolija, un gran trabajo, y como ocurre con las tres obras que comentas, su lectura es una tarea ardua, pero a la vez edificante. Con tu permiso, voy a rebloguearla durante el día, creo que lo merece.

    Como dije, invita a comentario y debate, te hablaré, Luis, de mis discrepancias. Me pongo en situación: he leído las tres obras, creo que todo el que pretenda escribir debería hacerlo, y comentó únicamente desde mis preferencias personales; no me creo capaz de hacer una crítica con más fundamento que ese, me faltan conocimientos para ello.

    Creo que estos tres pilares son incompletos. Echo de menos a los Flaubert, Nabokov, Tolstoi, Thomas Mann, Dumas, Kafka, Fitzgerald, Dickens… Y sobre todo a Shakespeare, sin quienes no se entiende la literatura moderna. Comprendo la necesidad de escoger solo a tres de los grandes, pero yo personalmente no escogería a esos tres. De hecho, no escogería a Joyce.

    De las tres obras citadas me quedo con la primera, siempre desde mi perspectiva de lector con algunas aspiraciones. Es, de las tres, la más rica, compleja, interesante y amena con diferencia. No es que reniegue de mi augusto compatriota, solo trato de ser objetivo: la Odisea es la que más me ha gustado.

    El Ulises es árido, farragoso, hostil, duro y difícil de leer. Puede que esas cualidades sean precisamente las que la encumbran para los entendidos, en mi caso las considero exhibicionismo por parte de un autor que se permite, incluso, incluir un extenso capítulo que es una sola frase. ¿Qué función cumple? ¿Demostrar la propia maestría? ¿Qué culpa tiene el lector, ahogado por falta de puntos y comas, de que su autor prefiera los arabescos sutiles y tensar la sintaxis más allá del límite la s

    Le gusta a 1 persona

  2. Israel dice:

    (Se ha cortado, prosigo)
    … Tensar la sintaxis más allá del límite solo para demostrar que sabe hacerlo?

    Revolucionar la literatura no pasa por exhibir un catálogo de todo lo que se puede hacer, tanto lo clásico como lo vanguardista, a costa de construir una obra tan vacía que el recorrido del Bloomsday se puede hacer en cualquier ciudad, en cualquier día, sin necesitar que ocurra nada extraordinario.

    Quien mucho abarca, poco aprieta. Joyce lo abarca todo, y aprieta s mas no poder, pero por el camino pierde lo más importante: al lector.

    Aun así, es un libro que hay que leer, si me apuras, que hay que obligarse a leer… si pretendes escribir. Desde ese punto de vista puedo estar de acuerdo con tu elección, hay que leerlas las tres. Son lecciones magistrales de este arte en distintos momentos de su evolución.

    Perdona mi descrepancia, no quería emborronar tu tesis con objeciones, solo apuntar esa misma corriente crítica hacia esta obra que mencionas, en mi caso sin más crédito que el de un lector indocumentado (por no equipararme con los grandes que también expresan sus objeciones!!). Creo que es sano opinar y debatir desde el respeto y la tolerancia.

    Muchas gracias de nuevo por esta gran reseña que, repito, voy a rebloguear por su gran calidad, pese a que discrepe en algún punto: eso no le resta nada de su valor.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Disculpa la antemano el retraso en el tiempo de respuesta, y dame la ocasión de agradecerte el repost pero sobre todo que hayas aportado tu criterio y que sea precisamente critico, discrepante. Me muestro en acuerdo en que naturalmente no se puede resumir la literatura, solo se puede resumir lo que es para mi la literatura y para darle valides a mi criterio escojo tres obras bastante controvertidas pero de cierta manera aprobadas por cierto consenso.

    Me parece y lo dire para no extenderme, que esta obra por su estructura comporta como usted dice una lectura obligada muy a pesar de que ciertamente sea una obra cruel con el lector, y quizás y muy personalmente en el caso de Ulises pueda radicar su importancia en esta cita de Jose Lezama Lima, poeta cubano, que me parece completa cierto concepto implícito en el libro.

    “Solo lo dificil es Estimulante ; solo la resistencia que nos reta es capaz de enarcar”.

    Saludos desde Venezuela.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s