Poemas : Desdicha, Paloma Ciega, la noche en que volvi y el olvido conveniente.

 Desdicha.

a N.B.

 

Y por supuesto la vida, no es más que un cáncer

Y como pensaba buda, la muerte es su reposo

Y la desdicha universal la encaramos todos los seres

La madre con su hijo, el rico y su avaricie

El pobre con su hambre, el poeta por los hombres.

Sufrimiento y sufrimiento, no esperes más en la vida

Decían los estoicos un consejo harto sabio

Que la vida es soportable si la vemos a la cara

E ignoramos el horror que nos espera tras cada esquina.

La enfermedad, la vejez y tambien la expiración…

Es lo que abunda en las afueras del castillo de piedra.

A mí la vida me ha golpeado, nos ha golpeado a todos

Cada uno con su específico, su maquiavélico infierno personal

De ansiedad, de temores, de inseguridades

De fatalidad, de tragedia y desesperanza

Lo dicen hasta las plegarias cristianas:

No seremos felices en la tierra,

Es un acuerdo entre macabras ciencias, religiones y filosofías.

Sin embargo la vida, conmigo ha sido justa.

Me ha dado una dicha que equivale a mis desgracias

Me ha dado una suerte, un viatico, un dulce ignorancia

Me ha traído el azar a poder conocerte.

 

Paloma Ciega.

A Cindy, Nehyza y Victor.

 

Paloma ciega, en la sombra de un caucho

Te cubres del sol, como todos nosotros

Porque el sol debilita y alborota las moscas

Las mismas que te escupen en la cuenca de tus ojos

Eres signo de esperanza, la paloma de Picasso

La paloma del diluvio, la paloma de la paz

Tienes un color gris, te vistes de los horrores

¿Quién te habrá quitado los dos ojos?

¿Quién te dio la tragedia del justo Odín?

Como en el pobre Edipo ciego, como en el magnífico homero

Hay en ti símbolo de mórbida providencia

Esta ciega, pobrecita

Y no puedes volar

Eres como un paralitico, como un hombre enterrado vivo

Te han condenado a la tierra, como al pobre lucifer

Estas ciega, pobrecita

Eres ángel exiliado.

El suelo que pisas, es de cemento y esta árido

Debes extrañar la plenitud del vuelo,

Sin embargo nada podemos, hacer por ti palomita

Te abandonamos en el caucho

Ciegs y pobrecita.

 

La noche en que volví.

A Pablo Adalid.

 

Un día de estos tendré que esperar la noche,

En el día lleno de figuras de cansancio y agotamiento

Para adentrarme en la ciudad como la bala en el cadáver

Llevare una guitarra, llevare una armonica, olvidare el miedo

Que siempre he sentido

Y diré “malditasea” cuando pase por la sombra,

La macabra iglesia santa ines cuyos postes están dañados

La biblioteca descalabrada, por culpa de algún corrupto

El castillo terrorífico donde encerraron a Paez

Caminare toda la noche esperando encontrar algo

Esperando dejar algo

Esperando tener algo.

Pensare en mil poemas que jamás escribiré

Y hare el plano de una novela que en la vida saldrá a la luz

Me esconderé brevemente del crimen de la ciudad

Del sonido agudo de las motos y los malandros que rondan

De los guardias, de los polis, y de las balas sin nombre

Volveré siempre intacto por el rezo de la canción

“el hombre bueno no teme a la noche oscura”

Constituiré mi plegaria, y no sé si me alegre de haber vuelto

Esperando encontrar algo.

 

Olvido Conveniente.

A Fanny Rodriguez.

 

Leo un libro y me olvido, casi por conveniencia

Donde queda el palacio de Miraflores.

Prendo un cigarro y su aroma me da amnesia

¿Quién es el presidente de nuestra republica?.

Pongo música a todo volumen,

Sinceramente no se qué se bulle en las calles.

Colar un café, hervir el té :

Es desconocer que los niños comen basura.

Recito un poema y así mágicamente

El estómago rechaza el hambre que tengo.

Veo un documental de mi amada Grecia,

Estoy que no pago la cuenta del cable.

Veo un cuadro de Velásquez durante rato largo,

Yo ni sabía que Venezuela estaba en la ONU…

Medito pasivamente en el rincón silencioso de la casa,

Y las bombas que suenan en las esquinas, son pajaritos que trinan.

Empiezo a acomodar mis libros en el estante,

Dicen que hay un caos allá afuera.

Me pongo a hablar con Fanny finalmente,

Que si el arte moderno es despreciable,

Que si la paradoja de Xenón,

Y la pintura de Magritte,

Y pareciera que hay entre nosotros, un olvido conveniente.

 

-L luego R, despues una M y otra M.

 

 

Hijo de Hombre, René Magritte. 1964- óleo sobre lienzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s