El valor de un voto / La función de la Democracia.

Platón, el filósofo más aclamado y el más influente de todos los tiempos- cuyas repercusiones en el mundo solo pueden igualar personajes como Mahoma en lo religioso o Tamerlan en lo político- Es uno de los contribuyentes a uno de los conceptos más usados de nuestra era, La Democracia. Sintetizo el griego sus posiciones, no del todo democráticas en la Republica, sin embargo sienta la base para una sociedad organizada, libre y participativa; y es que la democracia empieza con esto, mientras que el voto, la elección es solo una de sus partes.

La fábula del barco es bien conocida, muy corta e instructiva;

Platón pregunta, ¿Quién debiera manejar el barco estando a la deriva?, si

  1. A) lo hiciera el que tenga más dinero, el barco se hundiría pues nada tiene que ver la posición económica con los conocimientos prácticos para manejar el barco, esto sería la aristocracia.
  2. B) Lo hiciera el hombre con mejor familia y reconocido honor, el barco se hundiría, pues nada tiene que ver la sangre con los conocimientos prácticos para manejar un barco, esto sería monarquía.
  3. c) Lo hiciera el hombre más simpático y agradable del barco a quien a todos les cayera bien, pero el barco se hundiría, pues nada tiene que ver la simpatía con manejar un barco a la deriva, esto es la democracia.

Entonces se plantea un problema, ¿es realmente la democracia la elección del más popular sobre el más capacitado? Si, y no. Ciertamente pueda darse el caso en que ninguno de los dos participantes este tan preparado como quisiera el votante, o que se confundan simpatías políticas con posesión de conocimiento y habilidad, más aún, si la democracia fue catada por los griegos en escalas menores donde todos solían ser vecinos y sabían de ante mano por quien votaban porque tenían demasiada cercanía, y esa persona en la que se depositaba los votos tenia a cambio que retribuir gente conocida, que había confiado en él, se obtenía una práctica más precisa. En esa escala es fácil medir la capacidad y el conocimiento.

Pero, en pleno siglo XXI, grandes naciones se alzan con largas hileras de poblaciones, todo es confundido por los medios, es demasiado común que los que detenten al poder quiera engañar y hacer gala de atributos que no le son originariamente pertenecientes. Pareciera que actualmente nadie sabe muy bien por quién vota.

El valor de un Voto.

Sin embargo desde la revolución francesa se plantea un nuevo problema, ¿Por qué ser dirigidos una cantidad superior de gente por cualquier persona apta o no, si no fue elegida? Este planteamiento es bastante lógico ; podría tratarse de un hombre sabio, apto o capacitado para manejar un país o estado, ¿pero cómo podría bajo efectos prácticos este hombre gobernar si no tiene el respaldo del pueblo?. En las democracias sólidas, pueblo y estado trabajan en conjunto, no rivalizan si no en pequeñas áreas de competitividad sana, hay respeto y libertad otorgada.

No hay sistema perfectos, es imposible que un 100% de un pueblo este de acuerdo con su sistema como se ha visto siempre en innumerable cantidad de veces, no obstante la democracia no aspira a ese porcentaje, si no al que más se le aproxime; no es perfecta, pero es más justa que la aristocracia, la dictadura y la monarquía, es más estable porque no se basa en la fuerza si no en la voluntad, porque no se trastoca con la violencia si no con la voluntad. Es la puesta a prueba más directa de la tesis de Schopenhauer de que la voluntad es capaz de representar al mundo, en otros sistemas tendríamos que recurrir a la conspiración, al pretorianismo y el fratricidio para poder cambiar de gobernante.  La gracia de la Democracia es que las ideas nuevas siempre fluyan, alternabilidad de poder, algo así como darle un sorbo de vino a cada quien para que nadie se embriague.

¿Vale entonces un Voto, una opinión? Quienes no Votan sabiamente por sus gobernantes, ¿qué derecho tienen a hablar de su país?. La sola expresión de un Voto, así sea nulo, ya es una forma de voluntad, es la representación por la vía correcta de la voluntad, al menos en las democracias. Un voto es más que una opinión, es la pequeña célula con la cual alimentamos al país de nosotros mismos, es una elección que debe encaminarse siempre con libertad y meditación, es un deber no solo contigo mismo, si no por todos los demás.

¿y qué pasa si el hombre disponible, a quien hay que depositarle la confianza, lo consideramos mediocre, acaso nos ha fallado la democracia? No, cuando compiten dos o tres personas por el mismo puesto, y ninguno es deseable probablemente estemos en presencia de un pueblo incapaz de seleccionar a sus candidatos, y en este caso, estamos ante una democracia viciada por el propio pueblo. Este sistema tan complejo que depende de muchos andamiajes, solo tiene cabida en los países que se han preparado para ello, para todos los demás, más les vale tener un dictador sabio a mil presidentes bobos, están condenados a vivir en la edad media.

Balance.

¿Entonces quien debía manejar el Barco de Platón? ; El hombre más sabio, el legítimo capitán del barco, el único con conocimientos suficientes para no derivarlo. El problema humano es que este hombre, que es quien debe dirigir, debe estar respaldado por su tripulación, si no hay un depósito de confianza entre ellos fácilmente habrá un motín.

El ejemplo histórico no las trae la guardia del Cesar, quien fuera buen emperador no bastaba, el pueblo y la propia guardia tenían que estar contentos, de lo contrario los pretorianos hacían rodar su cabeza en el palacio. Este ejemplo en extremo violento no significa aprobación, si no comprobación, de que desde aquellos tiempos el pueblo no puede ser totalmente ignorado sin que esto traiga notables consecuencias, siempre con el cuidado de no desfigurar el poder del pueblo en una propia dictadura, que es acaso el peor destino de una democracia.

Lo que debe buscar la democracia es reunir los dos atributos del viejo Cesar romano, un hombre sabio y simpático, ya que la simpatía no debe ser menospreciada como instrumento político, ¿acaso Churchill no infundio esperanza a los ingleses por emisiones de radio tras los bombardeos alemanes?, ¿ A Mandela no lo respalda una gran caterva de gente, y no fue ese movimiento quien posibilito su salida de la cárcel y su ascenso? . La simpatía es el arma política que debe estar encausada para que el pueblo se deje guiar, guiar por la sabiduría y el conocimiento, nunca pervirtiendo este camino, está el mundo donde el voto funciona, el mundo de la culta democracia.

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Israel dice:

    Niego la mayor. El principal defecto de la democracia es que se basa en la capacidad de decidir de los votantes. ¿Cuantas personas son capaces de anteponer el bien común al propio?
    ¿Cuantas tienen los conocimientos y la capacidad de razonar necesarias para saber elegir?
    ¿Vale lo mismo el voto de alguien que reflexiona sobre los candidatos, las ideologías y los programas que el de quien se deja seducir por una imagen en un cartel o promesas irrealizables?
    El problema no son los sistemas, sino las personas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s