502 Años de la Cumana Mítica.

Cumana fue descubierta hace 502 años. Pero yo apenas la estoy empezado a comprender. Nuestra ciudad antes era nombrada la Atenas de Venezuela, porque había sido cuna de grandes poetas y artistas, hoy en día no se puede decir esto, así que vamos cumpliendo los años pero se van restando poco a poco. Los días deberían marcar el progreso de una ciudad, aquí solo van acompasando su atraso, pero aun así nos quedan varias cosas de las que regodearnos.

Para empezar somos la primera ciudad de origen europeo en américa, no es cierto que somos la primera del continente, ya existían imperios con fortalezas del tamaño de Madrid y Córdova, ahí tenemos a Potosí o a Teotihuacán. Lo que si somos es la primera ciudad medianamente organizada en Venezuela, pero también poseemos otro record importante, ser la primera universidad de américa entera, el lugar donde empezó a colarse Aristóteles y Platón, donde empezaron a morir las deidades de Sol y viento.

Cualquiera que lea los antiguos libros de nuestra historia encontrara nuestra ciudad y su nombre repetida mil veces, si bien ahora esta desplazada por ciudades más modernas, en la época de independencia junto a Caracas y la parte andina nuestro pueblo era el punto referencial de todo el oriente del país.

Cumana solía ser famoso por su Tabaco, que junto al tabaco de la Habana eran considerados los dos mejores del mundo. Tenemos buena tierra además para el cacao, y un inmenso mar que como no puede ser arado. Esto se aúna a un terrible culto de amor y miedo, somos una ciudad que solo roza el mar, si no que estamos debajo de su nivel, solo la península de Araya nos protege como una gran rompe olas natural, mayor que cualquier edificación de este tipo que pueda ser recreada por el hombre. La naturaleza nos ha dado su bendición.

Tres cosas he escrito sobre Cumana en mi vida, una canción, un poema y una novela. He tratado de retratarla de todas estas maneras encontrando nuevas facetas cada vez que pienso en ella, en sus calles llenos de polvo, en su gran avenida, en el atardecer que no he visto repetido en ninguna de las muchas partes que he visitado.

Me ha sido imposible hasta ahora lograr un esquema completo, son cinco siglos y yo apenas tengo una veintena de años, y como dice Gardel, 20 años no es nada. Son tantas las historias que asoman, tanto el arte posible e imposible, tantas crónicas y hechos, su gente buena y su gente mala, su rio, sus parques pequeños y su playa, una de las más grandes del mundo.

La canción que hice es una antítesis de lo que escribo, era una crítica hecha desde el rencor de ver la ciudad aislada de la sabiduría que debía de dotar sus años. Era una canción directa y simple, sin síntomas místicos, era cruda y llana, descarnada tal vez.

“calles sin asfaltar

Paredes sin pintar

Y las calles se inundan

Pero de tanto llorar”

Esencialmente paredes coloridas, como lo son la de nuestro casco histórico se encuentran en un estado deplorable, cuando estuve en quito una ciudad que le debe devoción a uno de nuestros grandes personajes el Gran Mariscal De Ayacucho vi una versión ampliada, mejorada y cuidada de su casco histórico, la misma estructura que la de cumana pero en condiciones optimas, y en vez de la brisa salina del mar, la brisa fresca de la montaña.

El poema, el único que la trata directamente como ciudad y no como ente fantasma se llama “Mi ciudad”, esta subido completo aquí en esta página, pero hoy quiero rememorar sus mejores versos, esta vez si rodeados tanto de un aura realista y crudo pero ornamentado con metáforas mas heroicas, mas cercanas a esa vieja Atenas colonial y marinera.

“Como una perla discreta entre el mar y la antípoda costa

Un griesco de cielo rojizo, agua turbia y luz dorada

Con el silencio del sepulcro de héroes y poetas

Así es mi tierra.

 

Gaviotas y alcatraces que levitan en la misma posición

Cangrejos que entre las rocas se empellan unos a otros hacia las olas

Arena que se tiñe de oro cuando el atardecer se avecina

Así es la playa

 

Bella, armoniosa entropía

Arquitectura caótica y sacra

Interminable

Así es el mar.

La luna argéntea tangencialmente las cruces

Repleta de muertos, de llantos y penurias

Lugar olisco a cadáver, putrefacción y expiración

Así es el hospital.”

 

Aquello del hospital cumanés es por cierto un tópico y catedra entera, fue el primero don Andrés Eloy Blanco en mencionarlo, y tras ochenta años se puede decir lo mismo de él.

 

Por último la Novela, La Odisea Cumanesa si toma el tema cumanés y lo explota, lo aúna a un aire épico, como si nuestra tierra fuera esa epopeyas que describía Ovidio en roma y Eduardo Blanco en nuestro país, se trata el tema con la misma ambivalencia, lo épico y lo patético haciendo parte de la misma conjunción. La ciudad es el escenario y el escenario protagoniza, se describa su geografía, su clima, su ambientación y se trata de develar esos signos míticos que le pertenecían en antaño pero que deben ser recobrados por el ahora.

 

“Del caos sobrevino el mar expedito , el epicentro donde todo proviene, la civilización aquí donde antes el puerto hallaba las aguas turbias, y ahora se ciñen los más vistosos colores donde las casas pintorescas desprenden con sus pórticos de hierro forjado y trabajoso. En ellas esta nimbada el aura de la colonia en su esplendor ibérico, en ellas están guardadas algunas de las historias más antiguas del continente de tierra ensangrentada y morena piel  requemada, en sus jardines externos y sus puertas de cancel, un pedazo recortado de la vorágine urbana; es más bien un retazo de otro lugar más foráneo y más mítico, alguna vez remota aquí desembarcaron veleros insurrectos rompiendo tempestades enarbolando banderas ajenas. Esta era, es, será; el templo de la cultura izado en suelo erial, cuando los extranjeros sembraron aquí su cruz latina sacrosanta y evangelizadora y clavaron innoblemente con saña la  lanzas enherboladas en los cuerpos del enemigo, cuál sería su fruto si no esté retal de casitas variopintas  esta muestra colonial de como alguna vez impero el silencio armónico de la virgen selva donde quizás solo se pregonaba el berrido animal sin sentido sinfónico. En su centro, lo resguarda una mártir católica, patrona de la pureza y la inocencia, es este fragmento aun no resquebrajado quien conserva bajo las faldas  entre las enaguas del vestido tejido de celajes embellecidos y mares apagados su más incorruptible belleza, y en las calles aún se sienten las pisadas de aquellos pies espectrales de animas pasadas volver para presenciar la madre engendradora de cuanta vida alguna vez vibro en sus cuerpos , y en su cielo áureo aún se ve desde las torres, la mirada desgarradora de un dios que resguarda, pero olvida todo, lo envuelve en su trepidante sepulcro, con sus manos tibias de amor severo.  Entre los lustrosos hogares, varios hombre egregios por importancia epopeyica, entre ellos estaba una casa tiempo atrás fue en escaso siglo la morada de un ermitaño, y aún conserva-sosegada, taciturna y penitente- el alma hastiada y acervada del poeta cuyo nombre fue en famélica vida Ramos Sucre.”

 

Este fragmento está en el paroxismo de esa Cumana Hermosa, histórica, primordial en nuestra historia y la historia de las américas, describe con cierta sensualidad en centro de la ciudad, el centro colonial que ya he aludido, y remata en la casa del más grande poeta que conozco, un hombre y una ciudad que provocan a veces disgusto y pena, pero que en sus memorias la podemos exponer con un creciente orgullo de nunca cesar, una ciudad fantástica, rara, insólita e increíble. Un punto de mágica comunión, de mil ribetes y cien tintes, de cielos colorados y mares caóticos, de olores salinos y noches peligrosas, de cientos y cientos de cosas que jamás alcanzare a describir en vida.

-Luis Rafael Moya.

 

Ferdinand Bellerman, Vista de Cumana. 1884.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s