Los Comienzos de mis Cuentos

vladimir-kush-sunrise-by-the-ocean-2000

 

El Comienzo de un escrito es una de sus partes más importantes, una vez tienes la atención del lector, el resto es solo seguir en el mismo nivel, regulando la intensidad. Los comienzos mas memorables son los que nos dan una gran carga de información en pocas palabras, hasta el primer punto el autor tiene la obligación de aperturar un mundo al cual el lector quiera indefectiblemente sumergirse.

Por esto es tan importante, además hay múltiples estilos para captar la atención de un lector, muchísimas maneras en la que volver a ese hombre desconocido tras tus palabras un entusiasta de algún que aún no ha probado. La fe funciona, y funciona porque es ciega, pero de vez en cuando ayudar a la fe no está mal con una prueba, y la prueba máxima de la fe del lector, indispensable para que comience a leer ya, es un inicio trepidante.

No hay pautas para medir un buen inicio, pero en general debe tener, a menos para mí, dos grandes elementos;

  1. deben demostrar el estilo y personalidad del autor, la situación, el personaje o el texto en sí. Cuando comienzas un cuento con tu estilo, das un sabor personal, hacer una cosa de una manera irrepetible, ya jamás podrá ser olvidado, aportas un pequeño indicio que si es bueno, ¿Por qué no habría de ser bueno el texto entero?.
  2. Debes decirlo todo, o querer que el lector lo sepa todo. Condensar demasiada información en una oración es peligroso y emocionante, dar un dato sumamente importante al inicio es una táctica imponente, que obliga a seguir leyendo.

 

Pero bueno, he venido aquí a intentar dar humilde ejemplo, de los que considero son mis mejores comienzos. Todos los que incluyo son cuentos míos, al ser un género condensado, emocionante, que intentar decir las cosas rápidamente. Además, las novelas pueden empezar por otras cosas, y aunque no todas sea gobernadas por esta norma, la mayoría de ellas dependen del ritmo del medio y el final, que del inicio. El Cuento, Au contraire, intenta ser un golpe, y como dice Cortázar; el cuento debe Ganar por Knock Out, y el que pega primero ya se sabe que pega dos veces.

 

  • William escribe una carta para saludar a su mama.

Sensación inicial: Desconcierto.

“Querida mama,

Hoy Descubrí que estoy muerto. Me fui de a pique, baje y baje y solo encontré tinieblas, te juro que las escaleras nunca se acababan y eso es quizás porque ochocientos santos me juzgaron en sus tribunales celestes, y mi cara salió atribulada porque su sentencia fue mi eterna ominia”

 

  • Visualización.

Tipo de inicio: esotérico, misterioso.

“Era el día cuarto de un mes tercero, el año llevaba un trece al final, era martes.”

  • Operación Guillotina

Tipo de inicio: condensado.

“He pasado las últimas semanas en este asqueroso granero, intentando arreglar mi Interlocutor universal hasta que al fin lo he conseguido. Después de veinte años viajando en el tiempo, corrigiendo todos los errores que los humanos cometieron en la larga cadena del tiempo al fin puedo ver mi fruto. Estoy en el año Cero, pero no del calendario gregoriano, Gregorio nunca existió en esta realidad y Constantino nunca se convirtió al cristianismo; es simplemente el año cero porque así me gusta nombrarlo…”

 

  • La Iglesia, el Dios, la Bomba

Tipo de inicio: informacional.

“Hay una bomba en la catacumba subterránea de la iglesia, donde reposan los cuerpos de todos los santos. Y en medio de la misa el metronómico sonar de la bomba deja de ser aparente; la bomba va a estallar en mil haces radiante de luz mortífera, va a derribar las columnas que sostienen el preciosísimo techo, va a quebrajar los vitrales coloridos, va a asesinar a los inocentes feligreses, va a carbonizar sus cuerpos condenados”

 

 

  • Frank, el peor asistente inmobiliario del mundo.

Tipo de inicio: agresivo, rápido.

-Frank, carajo. ¿ y ahora que hijo?, por un demonio ¿Por qué coño no te mueves Frank? Recuerdo perfectamente haberte mandado a inspeccionar la cocina, ¿qué coño haces ahí tirado pedazo de mierda inútil?”

 

  • El Exilio.

Tipo de inicio: Poético.

“Inenarrables eran los parajes que apresaban irónicamente al ángel rezagado  y sus alas extendidas tornadas  de plumas escoradas cada que camina con las alas arrastradas las barbas de las plumas van barriendo el polvo frio, polvo escarchado y sus puntas se atiborran de fragmentos de esta escarcha tenue casi invisible pero resplandeciente ante la luz como el alabastro, y se sienta y se envuelve en si mismo solo para descubrir que sus alas están dolorosamente heladas hasta la membrana, y el pulsar de su corazón es el único sonido y se va alejando hasta millares de kilómetros siempre conservando la nitidez de su latencia nostálgica”

 

  • El Mundo en una caja

Tipo de inicio: revelador.

“Mientras ella fijaba su vista en la pared me di cuenta de que por primera vez en estos ocho años que llevamos bajo el espesor de la tierra y esta bastilla de acero ella logro meditar sobre la situación; inmediatamente temí, temí que finalmente se diera cuenta de todo, que empezara a cuestionar lo absurdo que resultasen ser nuestras vidas y empezara a reencontrarse como un ser individual y pensante y nuestras sujeción mutua se hubiera perdido, yo hubiera dado todo porque este no fuera el ultimo de nuestros días.”

 

  • Carta alfabetaria.

Tipo de inicio: Lúdico.

Amor amado, a veces ando arrastrándome a algún Ala alargada, algún árbol asoleado a algún ardor alquitranado; agobiado, alarmante ausencia al amor. Abogados, Alfarero, Arquitecto, agrimensor, aprenderé algebra, aprende alquimia, alcanzare algo alto, así agradare al abolengo; a Ana, a Armando. Aquí Ando, a veces algún ascua apagada, a veces alguna arte arcana, así ando al aula, andrajoso a veces, a veces apurado, armando ajedreces, avasallando a álagas a apariciones adelante al autorretrato, amor amado…  “

 

  • 5 de enero.

Tipo de inicio: patético, ironico.

Nadie se había dado cuenta de que había muerto. Ni un doliente, ni lutos, ni flores… mucho menos coronas. Sin embargo, el cuerpo de aquel miserable no podía quedar para siempre en medio de la vía pública, debajo del puente donde la neumonía le había liquidado la vida, sin ninguna retribución. El Gobierno se encargó, de modo que los contribuyentes, un país entero, de manera involuntaria y fría le compraron un bello ataúd de cedro”

 

“Salida del Sol por el Oceano” Vladimir Kush (1965)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s