Consideraciones Sobre el Lenguaje.

El lenguaje es susceptible a drásticos cambios, el Ser humano, como órgano vivo otorga de existencia cambiante al lenguaje. El Hombre como ente es el más sensible de los Seres vivos, y también el más inestable, puesto que los animales se someten a conductas y normas dictadas por la naturaleza, mientras que nosotros subsistimos en medio de sistemas complejos, de números infinitos, de inagotables registros históricos y de una combinación exaltante de palabras, oraciones y signos de puntuación posible para enmascarar los más sencillos y abstractos símbolos de la mente.

Todo lo anterior mencionado resulta obvio, aunque no deja de ser necesario enunciarlo para dar prolegómeno al tema; ¿Debe el lenguaje ser adulterado constantemente o debe mantenerse en al menos una línea de guía fija e inamovible?.

Las nuevas y necesarias palabras.

Un caudal de nuevas palabras azotan los diccionarios de todas las lenguas cada año, al menos dos mil, entre adhesiones y consideraciones. ¿Cómo es esto posible? De dos modos, palabras ya existentes y de uso reiterado que aún no han sido copiladas, o palabras de significación nueva. La era de las computadoras nos ha traído una lluvia de términos anglosajones, Ciberespacio, Software, Chateo, son tecleadas en mi computadora sin que haya corrección alguna. Mientras que otras palabras cambian paulatinamente con el tiempo, Mouse, que es ratón de computadora y que es roedor, o Meme que son imágenes chistosas, y la capacidad celular de reproducción y esparcimiento.

¿Con respecto a estas nuevas entradas quien podría oponerse? Ciencia-Ficción, Atómico, Hadrones, Avión, son palabras que apenas llevan un siglo en nuestro vocabulario, y sin embargos sin ellas y muchas otras el idioma contaría con defectos, con manchas abstractas demasiado visibles.

El Problema Geográfico.

El limite geográfico, un centímetro de diferencia entre la línea divisoria de un país a otro cambia las juegas del juego completamente. Para los mexicanos Chango, no es solo un mono, mientras los panaderos del mundo usan panas para introducir bollos al horno, los venezolanos lo utilizan como amigo. Estas diferencias son por un lado comprensibles, y a medida que la globalización va mostrando el alcance de su última y más lograda generación, estos límites no parecen tan fijos como antes.

Las notas al pie de página siempre han existido, es difícil exigirle a un escritor escribir en Español laico, y no en su propia versión del español naturalmente conmocionada y condicionada a las experiencias y vivencias, codificadas a su vez bajo palabras que no siempre pueden estar presente en los diccionarios. El Regionalismo, contrario de lo que muchos piensan no es ponerle tumba a una obra literaria, si fuera tal el caso Doña Bárbara y Don Quijote, tan repletas de palabras únicas( que no siempre los venezolanos ni los españoles entendemos muy bien a veces) serían apenas obras obsoletas, y no universales, que son los dos casos.

En cierto sentido expresiones Borgeanas como <<Cordovesada ladina y bochinchera>> o Gardelianas como <<Los morlacos del otario los tiras a la marchanta>>, lejos de incomodarnos nos producen curiosidad, ciertamente la metonimia y la estructura de las palabras parece tan real que en cierto modo son válidas.

Los Bajos Fondos.

Hablando de Morlacos y Otarios, en Argentina tenemos el lunfardo. Uno de tantos (cosa que no sospechan algunos gauchos) de idiomas oscuros, simulacros de idioma que cuentan con su propio sistema y metáfora y que sirve para encubrir la fechoría de los hombres que se dedican a la carrera del crimen.

El registro más viejo que tengo de un idioma similar es Los Miserables, Víctor Hugo dedica uno de sus capítulos paralelos a la acción de la novela para hablar del Argot. En este capítulo correspondiente al libro tercero, tomos segundo, hace clase magistral sobre el subterfugio idiomático que hacen los ladrones y a sus increíblemente bien diseñado sistema de metáforas; la lima para cortar los grilletes son llamados <<Bailadoras>> Pues la primera acción que extraña el preso es el de bailar, recibir un golpe es <<ver las estrellas >>, y traicionar es <<Comer el pedazo>> metáfora antropofágica que explica que hasta el los códigos más oscuros la traición es vista como acción negra, animal.

En tiempos modernos se ha perdido este entusiasmo tan curioso, y a la vez rico, entre los que ofician el segundo trabajo más viejo del mundo. En cambio obtenemos una serie de palabras que se limitan a tener un símil en el idioma común, y que los ladrones y criminales usan por costumbre y tradición, expuestos y sin vergüenza y no como método encubierto.

El Diccionario contra el Escritor.

A mi parecer no hay nada más diferente que un escritor a un diccionario, el diccionario sabe todas las palabras, el escritor es capaz de las peores y más garrafales contorsiones gramaticales con tal de buscar un medio adecuado de expresión, el diccionario tiene reglas perpetuas y delimitadas, al escritor no le importa romper una y todas las normas comunes desde el lugar de las comas a las preposiciones incorrectas.

De hecho al escritor le falta seriedad, al diccionario le sobra. Un escritor no es más que un hombre, que a beneficio de no causar polémica llamaremos más o menos instruidos; estos hombres son los que atentan con más facilidad al idioma, a la vez que son quienes lo modifican más rápidamente. Concordemos con que <<Amalar el Noema>> esta expresión trepidantemente sexual no significa nada en absoluto a pesar de su creíble morfología.

Entendamos que el último capítulo de Ulises es comprensible pero no legible, y al borrar todo signo de puntuación acelera la emoción de leerlo, causando exactamente el mismo efecto que la correcta ortografía; lograr dar el ritmo deseado al texto. Añadiremos que según los editores de García Márquez no sabía nada de ortografía, y lo mismo para Cervantes, y que casi todos los editores son quienes agregan coma punto punto y coma.

¿Y que tenemos de todo esto? La respuesta a nuestra pregunta…

En Ton Cs

El idioma no puede andar entre esos dos grandes polos radicales, entre la extrema imaginación del Wabajack, ni tampoco en el burdo son de las mafias y gremios, la lengua debe lamer cada gota hasta agotar su infinita sed de conocimiento y posibilidad. Es necesario que el idioma cambie para expresar con sinceridad no solo el espíritu del siglo, así como la Palabra Enciclopedia cambio e ilumino mil quinientos años, si no para expresar su más mínimo momento, su ser y estar que compone todas las cosas, y que de poco en poco suman mucho. El idioma debe ser una lluvia que recorre todas las canaletas, que arrastra todas las hojas y las lleva en sones dispares, porque está viva como nosotros, y así como debemos a veces respetarla, casi es obligado en algunos casos, desobedecerla y mirarla con cara de perro.

-Luiz Rahfa, ElMo Y A

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s