La Destruccion del Cruz-Diez en Maiquetia.

“El arte es una aventura sin esperanzas”- Carlos Cruz-Diez.

 

Una noticia ha conmocionado nuestro país, un país que por sus mismas condiciones no es fácil de impresionar ha demostrado una idea catastróficamente disparatada a la vez que delirante y quizás, innovadora. Resulta que en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar ubicado en Maiquetía se encuentra una obra de arte de un artista conceptual de mucha relevancia por su investigación de los colores y policromías; El Maestro Cruz Diez imprimió baldosa por baldosa, con hondo cálculo su obra sobre el suelo de gran parte del aeropuerto internacional.

A finales del mes pasado empezó una rara tendencia, los numerosos viajeros con destinos en todo el globo empezaron a arrancar las diminutas baldosas del aeropuerto. ¿Cuál es su pretexto?, reconstruir el empedrado cuando los venezolanos vuelvan a su país.

Ahora, ¿Qué se puede pensar sobre esta idea?, ¿puede ser verdaderamente el piso del aeropuerto ser sostenido en las promesas de un país?, ¿valora como un pedazo de patria o un pedazo de arte quien posee una de las baldosas monocolor?, ¿es esta idea supremamente genial o aberrantemente estúpida?

cruz diez roto.jpg

 

El Arte como Concepto y el Concepto del Arte.

Bien a un nivel semántico la idea se me presenta con gran belleza, es decir, es disparatado pero no lo suficiente como para no dejar de considerar las posibilidades; si cada italiano tomara un pedazo de la monalisa seria no menos que absurdos, la obra se rompería tan solo con el primer retazo separado de la pieza original, además su reconstrucción sería imposible, y la misma norma va con casi cualquier otra obra de arte pictórica.

Pero en ese Cruz Diez hay una pequeña diferencia, su reconstrucción es posible porque sus partes divididas en total resultan ser baldosas, no totalmente perennes y fácilmente intercambiables de puesto sin que el boceto original pierda su plano. Además, si analizamos la obra de Cruz Diez es un artista que depende no de las normas convencionales del arte, si no de la perspectiva y la visión, es precisamente esto una problemática de perspectiva; la idea da para revaluar el valor primario de la obra, otorga un Angulo de posibilidades, una resonancia humana y dotaría de una historia suficientemente significativa no para construir un Cruz Diez si no para hacer el más brillante de todos.

Robert Frost decía que nada tiene que ver la opinión de un autor con su obra, y este comentario altamente mortífero nos da una propuesta interesante; puede que ese Cruz Diez no exista por las baldosas, sino porque lo vemos, lo apreciamos y lo sentimos. Hasta el punto de que muchos, la mayoría me atrevería a decir de quienes caminan sobre el saben su procedencia, e incluso muchos de quienes comentan este tema tampoco antes de la noticia sabían que ese simple y hermoso diseño era considerada una obra de arte, hecha por un tal Cruz Diez.

Sin embargo, quienes arrancaron el primer lote de baldosas sabían exactamente lo que hacían, sabían que destruían una obra de arte, que contrariarían la ley, lo hicieron con premeditación y eso no evidencia en primer juicio ignorancia, si no admiración por esa cosa que están destruyendo. Puede sonar contradictorio, y es porque en este juicio no opera la rígida lógica de las cosas, si no esa rara insensatez que vuelve al mundo interesante.

Y qué tal si el suelo de Maiquetía quedara totalmente vacío, acaso eso no seria una especie de Silencio Artístico en los que Susan Sotang ahonda en sus ensayos, <<el silencio es una metáfora para una versión limpia, que no interfiere, apropiada para obras de arte que son imposibles antes de ser vistas y cuya identidad esencial no puede ser violada por el escrutinio humano>> ( Susang Sotang. Estilos Radicales, pag 32.)

La Metáfora del Barco y sus límites.

Por otro lado Platón, amante de los cuentos marinos con moralejas nos señala una pregunta clásica de la filosofía. El Barco de Teseo el valorado entre muchas personas, que a lo largo de los años van sustituyendo sus partes rotas, defectuosas y podridas por partes nuevas, hasta el punto que ya no queda ninguna parte original. ¿Es ese el mismo barco, o es otro bando?

Intentemos analizar esto desde la cultura popular; Queen cambio un integrante, pero fue el más relevante, las gente se mostró reacia a seguir llamando a Queen Queen, si no estaba Fredie Mercury. En Genesis fue sustituido también el vocalista, pero rápidamente la banda volvió a llamar la atención con Phil Collins a la cabeza, por lo que mantuvo su identidad.

¿y en el caso del Cruz Diez, que pasa con su identidad si es súbitamente destruida?. Yo opino que todo tiene fecha de caducidad, la mayoría de las obras que se nos muestran en los museos son reproducciones de cuyos originales se encuentra siete pisos abajo. Estamos en la época de la sustitución, de la rapidez, de lo inmediato. Aun si la mitad menos uno de las baldosas que hacen la obra faltasen, yo seguiría sabiendo que en ese sitio hubo un cruz diez, y que posiblemente un dia pueda ser reconstruida ( no solo por quienes se llevaron sus partes, si no por los entes interesados en protegerla).

¿Acaso un grupo de baldosas fácilmente remplazables deben ser tomadas por imprescindibles? Por supuesto que no, dada la localidad y función de la obra es lógico que cosas así pasen, no es un solo arquitecto responsable de un edificio de trecientos años, así como los grafitis y murales de las ciudades deben des a veces destruidos, y a veces continuados por terceros.  Lo cierto es que Cruz Diez sello una obra abierta, fácilmente reproducible, remplazable, pero a la vez, invaluable por su significación.

También es cierto que…

Las posibilidades de reconstrucción con piezas originales no la juzgo posible, al menos en plenitud. Estamos hablando de un recuadro fácilmente extraviable, y de posibles cientos, que luego podrían ser miles de piezas que necesitan una convergencia condicionada por un tiempo incierto y muchos factores indeterminados.

Por otro lado, este acto es ilegal, y a la vez que refleja el atisbo de una idea que podía rayar en la genialidad, lo cierto es que también puede ser vista como destrucción pura y simple de una obra de arte y un suelo público, que dice mucho sobre nuestra propia decencia.

No es falso que gran parte de esas piezas nunca volverán a Venezuela, y que pase lo que pase nunca retomaran su posición original. Pero sin embargo cada pequeño fragmento del piso representa una historia larga, similar es el caso de quienes coleccionan pedazos del muro de Berlín, del que se puede comprar por centímetros en ciertas páginas web.

Set Down the Wall.

Quizás ese sea una especie de Muro, quizás quienes lo destruyeron lo hicieron con total intención. Quizás quisieron representar algo que muchos no han considerado, muchos de los cuales anhelarían tener ese invaluable fragmento dentro del bolsillo de sus negras chaquetas, en cualquier rincón del mundo.

Puede ser que algo negativo pueda hacerse en apariencia de belleza, o también que la historia nos sorprenda mañana cuando hoy nos indigna. Lo cierto es que todo es remoto, lejano, incomprensible pero bello en este insólito universo, y que no está de más contemplar las múltiples posibilidades de hechos que en nuestras cabezas parecen ya juzgados.

Sobre el tema solo una cosa tengo que decir para sellar el tópico, y es que personalmente me parece que quienes ven a los lados, esperan pacientemente que nadie los vea, burlan la seguridad, y atraviesan el eterno flujo de la gente para arrancar un recuadro de color, me recuerdan indistintamente a un soñador algo loco que se dejó devorar por sus encantadoras ilusiones, uno que nació en un lugar de la mancha cuyo nombre no quiero acordarme.

-Luis Rafael Moya Marcano.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s