Analisis General de Helena Borgia

Para Helena.

“Todo es susceptible a análisis, pero deberías comenzar con esta frase”

-H.B

 

Helena Borgia es la maestra universal del relato des-construido. No Tengo la menor idea de cómo trabaja, pero encaja todos sus textos con una simetría escalofriante, desde que empezó con su primer libro de fragmentos Engranajes (1995) hasta su última producción solo fragmentos (2013) ninguna palabra que ha escrito en su monumental obra ha dejado de acoplarse con el resto de ellas. La forma en que narra la menor de las hermanas Borgia no es nueva, pero si su técnica, su fórmula que ha sostenido durante veinte años.

No es raro hallar relatos cortos en autores como Galeano, Monterroso o Ana Maria Shua, pero en ellos la precisión del cuento tiene la intención de asestar un golpe clave, impresionar al lector, dejarlo conmocionado. Helena es una maestra en este arte, pero también en el otro, el de poco a poco, grano a grano, ir relevando tantas cosas en dosis tan pequeñas que al final se obtiene una novela espiritual, atada con lazos invisibles. Es probablemente la autora que me ha hecho recurrir con más frecuencia a las notas al margen de página, y me sorprendería si esta afirmación no hubiera sido repetida por sus propios lectores; las increíbles multiplicidad de líneas que existen en su obra, la manera en cómo se intercomunica todo parece ser algo que el intelecto natural de el hombre promedio no puede resistir.

Al preguntarle en una entrevista en el nacional- año 2007- porque escribía únicamente de esta manera, como dando pequeñas respiraciones, nunca permitiéndose grandes bocanadas respondió que era así como trabajaba el mundo, manejando demasiadas cosas al mismo momento, revolviendo tiempos y escenas ; que los sueños también trabajaban así, todo el sueño como aseguran algunos autores sucede en un instante breve, es cuando el hombre se levanta que acostumbrado a la lógica lineal ordenada todo de la manera menos incoherente.

Y es que la obra de Helena Borgia contradice la linealidad de las cosas, no con regresiones, no con flashback o recuerdos, si no haciendo que todo suceda al mismo tiempo. Su narrativa especialmente centrada en la ciudad (una única y eterna ciudad radiografiada dese miles de ángulos) nunca deja ningún personaje atrás, leer un nombre nuevo en uno de sus textos es saber que ese personaje de alguna manera se desarrollara hasta el fin de sus días, y lo que parece primero el centro de un relato de menos de una o dos páginas se convertirá con el pasar de los años en un desbordante perfil psicológico lleno de manías, aflicciones, rencores y alimentado de sueños. Ella nunca deja a una palabra ni a un personaje desguarnecido, no trabaja con formas planas, pareciera como ha especulado muchos que toda su narrativa es un gran plan que ya está trazado y que alcanzara cuarenta años más, que todo está ya pensado y anotado, pero no escrito.

Aunque vale la pena Leer cualquiera de sus libros, y que no halla ninguno que no sea digno de recomendación, ciertamente mientras más se van leyendo mejor es cada uno de los anteriores. Cierto es que todo corresponde un gran macrocosmos, pero trabaja creándose en todas direcciones, ninguno priva a otro, ella misma salta los tiempos con suficiente libertad como para que el lector no tenga que leer algo cronológicamente (pues tal cronología no ha sido descifrada por completo por sus exegetas). Es una gotera: primero nos parece que hay textos conmovedores, fascinantes, cursis, dramáticos, melosos, y cuando menos lo advertimos tenemos la casa inundada de una inseparable masa de agua, todo termina fundiéndose en nuestra mente, nos deja un pequeño arácnido tejiendo sus redes.

Contando uno por uno cuantos “Fragmentos” tiene su obra entera, revisando sus libros y las apariciones de los mismos en otras obras, teniendo en cuenta que cada fragmento dura mínimo una línea y máximo trece páginas, pero que la media es de dos y tres, se obtienen este impresionante dato : ha escrito la caraqueña al menos 3.789 cuentos cortos, y no he hallado ninguno en que sus personajes no se desplieguen en al menos otros cuarenta fragmentos más. Ella no reutiliza sus personajes, los innova, les añade peso, los trasforma cada vez que escribe algo sobre ellos, en el momento en que creemos conocer alguno de los cientos y cientos, sale algo nuevo, parte de la imprevisibilidad humana supongo, y recibimos el golpe.

Hay una anécdota divertida en todo esto ; un texto de cuatro páginas que habla sobre una muchacha que espera a su novia encerrada en su apartamento es el único que no pudo relacionarse directamente con ningún otro texto, es decir, planteaba un movimiento sui generis en su tablero, un Ser completamente enigmático, sin pasado o futuro. Lectores furiosos se dieron cuenta de esto y esbozaron teoría tanto como demandaron explicaciones, pero la autora no se pronunciaba al respecto. Fue en 2010 cuando salió un Cortometraje de su amigo Aurelio Ortega justo con la misma trama, pero agregando varios alicientes, el público no tardo en relacionarlos y quedo conmocionado. El texto, sin ella haberlo querido, se había desplegado en nuevas direcciones.

Sus obras hibridad cuento-novelas, conforman a veces tramas tan dramáticas que aunque pasen setenta paginas sin hablarse de un personaje la acción y el drama se van intensificando y se lee como un gran relato de corrido. Con respecto a esto, no todas sus estructuras son iguales, más me atrevo a decir que nunca se repiten, en principio parecen ser todas copias, y aunque están conformadas de la misma manera siempre hay giros, ubicaciones temporales, juegos mentales que inducen todos una originalidad en cada uno. Quizás lo enigmático, sea que es más lo que no entendemos que lo que hallamos a encontrarle sentido, múltiples interrogantes se abren en cada texto, no sabremos nunca cuando vayan a ser respondidas ; ella no imita el relato, copia el azar del mundo, las casualidades que día a día se van tejiendo sobre nuestras vidas, personas que conocemos por accidentes, hechos fortuitos que cambian nuestra manera de percibir el mundo, todo un desfile de pequeñas insignificancias que sumadas concretan nuestra trayectoria vivida.

Ella es la maestra construyendo relatos ; es de quien podemos aprender el caos aparente que hace todas las cosas, nuestro cerebro es la ciencia y el arte intentando clasificar ladrillos en una pared infinita, poco a poco, la vamos entendiendo ; la gravedad, el magnetismo, la reproducción de las células, la procreación, el mundo submarino o el espacio, algo sabemos entre esta incertidumbre, ¿pero acaso no es obvio que mientras más avanzamos es porque hay más huecos, que las dudas solo entran donde no hay respuesta, que nuestro conocimiento esta minado de interminables vacío y sea tal vez porque el vacío de nuestro conocimiento es en realidad interminable? Borgia nos enseña que nunca entenderemos la ciudad, su maraña de violencia, sueños, de familias frías, de congestiones sin fines, desde el guardia, el bombero, el doctor, cada uno encerrado en sus propias rejas, no entendemos nada. En ella se puede aprender algo esencialmente hermoso, en todas las cosas subyace el misterio.

 

 

-Luis Rafael Moya Marcano. ( Original From Tangram del vacio y la existencia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s