Honor y gloria a quienes caen y pierden.

Siempre nos conmueven los perdedores, no entendemos muy bien porque, pero los seres humanos tenemos una inusitada empatía en ciertos casos. El domingo pasado fue uno de esos casos, el más actual y el mejor para ejemplificarlo; Croacia, un país europeo, pero de lo que muchos podrían llamar de orden menor, fue vitoreado con la misma fuerza que el actual campeón del mundo.

Muchos de nosotros empezamos a buscar mucho más de este país, del que algunos teníamos nociones básicas como que había pertenecida al extinto país de Yugoslavia, y sus problemas fronterizos a causa de esto mismo. Sin embargo, cualquier pudiera decirnos una innumerables cantidad de cosas del rival que enfrentaron, Francia, dada sus incalculables películas rodadas o hechas allá, sus museos, escritores, idioma, referencia y mil cosas más que posemos en nuestro imaginario, además poseía jugadores de más calibre al menos en cuestión de cantidad, por lo que el resultado lógico pensar que la gran mayoría apoyaría a los galos. Pero elegir a Francia era demasiado obvio, ellos ya eran favoritos.

Porque en nuestro interior siempre hemos querido ver la caída de los más grandes, esta idea viene viajando con el ser humano desde su creación; es la causa de su suprema ambición, de sus guerras, y sus épicas. Una historia es mejor cuando es improbable, los trecientos espartanos luchando contra el ejército numeroso de Jerges nos encanta, ver a David vencer al soberbio Goliat nos da fuerza, porque estos hechos psicológicamente revelan que queremos creer en lo imposible, en las historias con un poco de magia.

Las cosas comunes no nos entretienen, ni tampoco nos satisfacen, es esa la razón por la que solemos acordarnos del Quijote, ese patético caballero, y no de los cientos de personajes que parodiaba, guerreros perfectos, fuertes y tenaces, que tenían la propiedad de vencer sin problema a cuanto se enfrentaran. Porque el mundo es grande, abominable y gigante, y simbólicamente los pequeños somos nosotros, y nuestro deseo de victoria hacia ello, es el deseo de vencer al terrible universo siempre obstaculizándonos, con más recursos y poderes. Su historia es nuestra historia.

Por otro lado la felicidad puede llegar a parecernos zonza, en la tristeza se recrean una serie de emociones mucho más complejas e inspiradoras, Los Miserables o Oliver Twist son grandes novelas por la cantidad de sufrimiento que hay en ellas, la desdicha activa en nosotros una secreta emoción por el otro, nos alimenta sentimentalmente, nos hace posicionarnos ; las películas de tragedia permanecen años con nosotros, las de comedia se disipan entre tenues comentarios así como recurrimos a pensamientos obscuros con más frecuencia que los recuerdos felices. Eterna paradoja, sentirnos mal puede hacernos sentir bien.

Por último, las historias de los santos que no fueron pecadores, por hablar de algún modo nos causan sopor. Nos sentimos augustos con la redención, con la batalla interna y profunda con el propio fracaso, ganar sin sufrir nos da victorias estériles, carentes de sentido, de poca significancia. El trayecto es más importante que el destino, y mientras más escollos se sortea, el viaje es más glorioso. Siempre nos olvidamos de los segundos, pero permanecerán siempre con nosotros, no hace falta ganar para escribir la historia, Poe y Kafka se volvieron hitos mundiales después de muertos, no recibieron una vida copiosa a pesar de su genio, pero el ejemplo más clásico de esto y terminando justo donde comenzamos, en el fútbol, es la Naranja Mecánica, mucho más trascendente y perteneciente a la indeleble tinta histórica que los propios campeones del mundo. A veces perdiendo se gana.

 

-Luis Rafael y Moya

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s